Puede que parezca un poco intimidante, pero en realidad no es muy difícil hacer uno de estos. Con un par de tubos y algunas sábanas o cobertores puedes hacer una cómoda tienda para tus pequeños, sean menores de 3 años, que ya vayan al colegio, e incluso para adolescentes. Es un lugar privado donde pueden relajarse y quizás sacar un libro o armar un rompecabezas. Es divertido para hacerlo durante un fin de semana y ¡harás a alguien muy feliz!